Tai Chi, una Práctica Para Elevar Tu Nivel De Conciencia

Miles de años atrás, en la lejana China nace el Tai Chi.. Una disciplina que desde su origen permitió la auto-conquista, es decir el conocimiento de uno mismo.



Aunque surge como un arte marcial, es decir, una práctica de pelea y combate para aquellos tiempos, la sabiduría ancestral nos permite hoy en día practicar Tai Chi con propósitos meramente personales y que, curiosamente, aplicamos también en nuestro entorno manteniendo un mejor estilo de vida.


Pero, ¿cómo es que practicar Tai Chi te ayuda al auto-conocimiento?


Primero porque uno de los fundamentos del Tai Chi es llevar al practicante a encontrar el equilibrio, desde la postura misma ya estás invitando a todo tu cuerpo a moverse desde el equilibrio entre las fuerzas más densas hasta las más sutiles.


Es por eso que el símbolo del Tai Chi es el Ying Yang en donde se observa un claro equilibrio entre suavidad y dureza, entre luz y sombra, entre dar y recibir… en el Tai Chi, todo te invita al equilibrio.


Segundo porque como su naturaleza es combativa, te permite experimentar tus propios límites, miedos y sombras frente a un oponente que en un inicio eres tu mismo. Es así que mientras practicas una forma de Tai Chi está saliendo a flote, desde lo más profundo de tu cuerpo, todas aquellas programaciones que te mantenían limitado, atascado en conflictos, reprimido y con emociones negativas.


Una vez que has logrado el equilibrio en el combate contigo mismo, el Tai Chi te invita a avanzar en el combate con otra persona.


Los ejercicios en pareja aunque pueden llevarse al grado de pelea, en el Tai Chi se promueven como una tecnica de auto-observación al proyectar tu luz y tu sombra en el compañero para poder así, ir puliendo no solo tu práctica sino tu naturaleza misma.


Cuando has alcanzado el equilibrio en el trabajo de parejas, el Tai Chi te ofrece la posibilidad de practicar con armas como espada, sable, daga, lanza, abanico, etc. Aún cuando son herramientas de combate, nuevamente el Tai Chi te permite usarlas como vehículo para ir a mayor profundidad en tu auto-conocimiento.


Y el tercer factor que en esta ocasión, hablando del Tai Chi te quiero compartir, es que fortaleces tu espíritu mediante la disciplina que desarrollas en tu práctica constante. Podrás observar todos los cambios que ocurren en ti, desde el nivel físico hasta el espiritual.


Muchas de tus dolencias o “achaques” desaparecerán porque has logrado darles una sana salida de tu cuerpo. Además de que trabajarás la concentración, la paciencia, la tolerancia, el desapego, la confianza, la atención y el silencio entre muchas más.


Todo esto sumado sin duda te lleva a la maestría del Tai Chi que es la maestría de ti mismo, el conocimiento de ti mismo, tu auto-conquista.


Cuando permites que el Tai Chi sea una disciplina en tu vida, logras mejorar significativamente tu calidad de vida y entonces, tu nivel de conciencia evoluciona.


💗."En amor y en consciencia Circe Rodríguez"🌸.

#Comparte #Shindo


#Sígueme

Facebook

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo